El dios japonés del mar y las tormentas, Susanoo es un alma caótica y obstinada que empuñó el Kusanagi-no-Tsurugi y mató al dragón Orochi.

Susanoo-no-Mikoto es el dios japonés del mar y las tormentas. Un poderoso y bullicioso guardián kami , los estados de ánimo de Susanoo son a menudo tan temperamentales como sus acciones son caóticas.

Su lucha con el dragón Orochi condujo a la creación de la espada Kusanagi-no-Tsurugi, una parte de las ropas sagradas de Japón.

Etimología

La ortografía y las formas del nombre de Susanoo son variadas tanto en japonés como en inglés. En japonés, su Kanji puede aparecer como 建速須佐之男命 (Takehaya-Susanoo-no-Mikoto), 神須佐能袁命 (Kamususanoo), o simplemente como Susanoo: 素戔男尊、素戔嗚尊等、須佐乃袁尊, y 須佐能乎命.

Cada uno de ellos puede ser traducido como “el Gran Dios Susanoo”. Debido a su asociación con el Santuario de Kumano en la Prefectura de Shimane, también es 熊野家都御子神 (Kumano Ketsumiko no Kami), el Gran Dios/Cuidador de Kumano.

Históricamente su nombre ha sido objeto de múltiples traducciones al inglés debido a las dobles o que aparecen al final de su nombre; este gran número de traducciones refleja la falta de estandarización de Romaji en el período posterior a la Restauración Meiji (1868).

Además de Susanoo, la ortografía más común es Susan’o. Las traducciones más antiguas de su nombre incluyen Susano-o, Susa-no-O, Susano’o y Susanowo.

Atributos

Susanoo es una deidad tumultuosa de corazón, y sus estados de ánimo caóticos y su apariencia desaliñada son reflejos directos de su estatus como el dios de las tormentas. Los mares que rodean el sur de Japón, donde se encuentran muchos de sus santuarios, reflejan estos atributos. Como muchos kami de las tormentas, el viento y el mar que sirven bajo él, Susanoo puede ser tanto benévolo como malévolo.

A pesar de esta aparente ambivalencia moral, sigue siendo uno de los héroes más célebres de la mitología japonesa.

En lo que ahora es su hazaña más famosa, luchó y mató al temible dragón de ocho cabezas, Yamata-no-Orochi, matándolo con su famosa espada de diez puntas, un Totsuka-no-Tsurugi .

Como hijo de Izanagi, tiene dominio sobre los espíritus del trueno, los rayos, las tormentas, los vientos y el mar.

Regalías y santuarios imperiales

Susanoo empuñó la famosa espada Kusanagi-no-Tsurugi , la Cortadora de Hierba, también conocida como Murakumo-no-Tsurugi , la Espada Celestial de las Nubes Reunidas. Después de sacarla del cadáver de Orochi, se la dio a su hermana en señal de penitencia.

Esta espada eventualmente encontró su camino hacia la Familia Imperial Japonesa y ahora se mantiene en el santuario de Amaterasu en Ise.

Los propios santuarios de Susanoo son abundantes y populares. Incluyen:

  • Kumano Taisha, su santuario más importante, en Matsue, Prefectura de Shimane;
  • El Santuario de Susa, dedicado a él y a su esposa, en Izumo, Prefectura de Shimane;
  • Monasterio de Yasaka, en Higashiyama, Prefectura de Kioto;
  • Santuario de Tsushima, en Tsushima, Prefectura de Aichi;
  • Santuario Hikawa, en Saitama, Prefectura de Saitama;
  • El santuario de Yaegaki, en Matsue, Prefectura de Shimane.

Familia

Susanoo es hijo de Izanagi, el ancestro de todos los kami , y es hermano tanto de Amaterasu, la diosa del sol, como de Tsukuyomi, el dios de la luna.

Su familia varía enormemente dependiendo de los cuentos, y como tal tiene muchas esposas e hijos.

Entre ellos se encuentra Kushinada-hime, su primera (y más prominente) esposa que le dio cinco hijos: Kushiinada-hime, Inada-hime, Makami-furu-kushi’inada-hime, Yashimajinumi, y Okuninushi, el dios de la magia. Fuera de su matrimonio, Susanoo ha tenido innumerables consortes e hijos de otras mujeres y kami .

Mitología dios japones Susanoo

Mitología

Susanoo es un kami muy popular , y aparece en muchos mitos sintoístas importantes.

Nacimiento y destierro

Izanagi huyó de Yomi, donde había ido a buscar a su esposa. Tras bloquear la entrada para evitar que ella escapara, Izanagi se dirigió a una fuente termal cercana y se limpió de las impurezas de Yomi.

Fue durante este ritual de limpieza que Izanagi, sin darse cuenta, dio a luz a tres nuevos y poderosos kami: Amaterasu, la diosa del sol, y Tsukuyomi, el dios de la luna, nacieron de sus ojos, y Susanoo, el dios de las tormentas y los mares, nació de su nariz.

Izanagi puso a estos tres dioses a la cabeza de la burocracia celestial y eligió a Susanoo como su guardián.

Pronto se hizo evidente que Susanoo era demasiado tormentosa para permanecer en los Cielos de alto orden. Después de darse cuenta, Izanagi procedió a desterrar a su hijo, una sentencia que Susanoo aceptó. Antes de irse, sin embargo, Susanoo fue a despedirse de su hermana Amaterasu, con la que discutía regularmente.

Amaterasu sospechaba de su sinceridad, y Susanoo la retó a un concurso para probarlo. Tomarían el objeto del otro y verían quién podía crear el mejor kami.

Amaterasu tomó su espada y creó tres mujeres; de su collar, Susanoo creó cinco hombres. Esto demostró ser un truco de su parte: afirmó que como el collar era suyo, los hombres eran suyos. Mientras tanto, las mujeres que había creado con su espada eran suyas.

Gracias a su inteligente interpretación de las reglas, Amaterasu ganó el concurso.

Enfurecida por este resultado, Susanoo se puso en marcha de forma destructiva. Destruyó el campo de arroz de su hermana antes de desollar uno de sus caballos y lanzar su cuerpo contra su telar sagrado. Este caballo arrojado mató a una de sus siervas y causó que Amaterasu huyera en señal de dolor. Susanoo fue desterrada después de su desenfreno, pero sin Amaterasu, el mundo seguía siendo oscuro y tormentoso.

Orochi y la penitencia

Entonces Susanoo no Mikoto descendió del cielo y se dirigió a la cabecera del río Hi, en la provincia de Idzumo [sic]. En ese momento escuchó un sonido de llanto en la cabecera del río, y fue en busca del sonido. – Kojiki , traducido por Basil Hall Chamberlain

Tras su caída de los cielos, Susanoo aterrizó en Izumo y fue acogido por una pareja de ancianos. Pronto supo de sus problemas: de sus ocho hijas, siete habían sido devoradas por un terrible dragón de mar de ocho cabezas, Yamata-no-Orochi. Su octava hija, Kushinada-hime pronto sería sacrificada también.

Sin embargo, Susanoo no toleraría esto y trató de poner fin a la desesperación de la pareja. Mientras se preparaban para la llegada de Orochi, Susanoo convirtió a Kushinada-hime en un peine y la puso en su pelo. Mientras tanto, la pareja de ancianos colocó una tina de sake afuera para que el dragón bebiera.

Cuando Orochi bebió el sake y se durmió, Susanoo lo cortó en pedazos. Al partir la cola del dragón, vio surgir una espada, la Kusanagi-no-Tsurugi.

Después de estos eventos, la agradecida pareja casó a Kushinada-hime con Susanoo. Ahora buscando hacer las paces con Amaterasu, el dios de la tormenta le presentó a Kusanagi-no-Tsurugi como signo de su penitencia.

Una vez que se hicieron las enmiendas, el padre de Susanoo, Izanagi, le presentó una última tarea: debe tomar el lugar de Izanagi como guardián de Yomi.

Susanoo aceptó el puesto, y hasta el día de hoy sirve como guardián de la entrada a la Tierra de los Muertos.

Es por esta razón, además de su naturaleza intrínsecamente violenta, que las tormentas se asocian a menudo con la muerte en la cultura japonesa.

Otra mitología

Uno de los tropos más comunes en la mitología es el de los dioses de la tormenta luchando contra poderosas serpientes.

En la mitología griega, eran Zeus y Tifón; en la tradición nórdica, eran Thor y Jormungandr; en la tradición hindú, el conflicto surgió entre Indra y Vrita.

Más cerca de Japón, Yu el Grande luchó contra el dragón Xiangliu, una serpiente de nueve cabezas.

De hecho, este tropo se encuentra en la mayoría de las religiones de Eurasia, e incluso ha encontrado su camino en la moderna tradición cristiana e islámica.

Cultura pop

Susanoo y las referencias a él aparecen regularmente en la cultura popular, incluyendo:

  • En Naruto , donde un susanoo es un avatar creado por el chakra de un ninja, encarnado para luchar por ellos, una habilidad disponible sólo para los poseedores del Sharingan;
  • En BlazBlue , donde Susanoo es la verdadera nave de Yuki Terumi, una guerrera relámpago;
  • En Final Fantasy XIV , donde Susanoo es el primer primitivo disponible para luchar;
  • En un antiguo anime, traducido como El Principito y el Dragón de Ocho Cabezas , que adapta el cuento de Susanoo y Orochi.