Neptuno era el dios romano de las aguas y los mares. También era el controlador de los vientos, las tormentas y los caballos.

Neptuno era el dios romano de las aguas y los mares, que controlaba los vientos y las tormentas. También conocido como Neptuno Ecuestre, fue reconocido como un dios de los caballos y la equitación, así como patrón de las carreras de caballos, una forma popular de entretenimiento para los antiguos romanos.

En términos de sus características y mitología, Neptuno era una copia exacta de la deidad griega Poseidón.

A diferencia de Poseidón, que había sido parte de la mitología griega desde el principio, Neptuno fue una adición posterior al panteón romano. Mientras que los súbditos de Poseidón lo trataban como una especie de segundo al mando de Zeus, Neptuno nunca fue una deidad gobernante.

No estaba representado ni en la tríada arcaica de Júpiter, Marte y Quirino (la figura deificada de Rómulo, el fundador de Roma) ni en la tríada capitolina de Júpiter, Juno y Minerva.

Aunque carecía de poder político dentro del panteón romano, Neptuno todavía inspiraba el temor y el respeto de un pueblo cuya fortuna estaba íntimamente ligada a los mares.

Su importancia aumentó en los siglos II y III a.C. cuando la hegemonía romana se extendió por todo el Mediterráneo.

Al igual que otras deidades romanas, la importancia de Neptuno disminuyó en los primeros siglos de la Era Común, y cayó completamente en desgracia con el advenimiento del dominio cristiano sobre el Imperio Romano en el siglo IV.

Etimología

El nombre “Neptuno” ( Neptuno en latín) se derivó de una raíz indoeuropea, aunque ésta ha sido objeto de controversia. Hay dos candidatos con casos fuertes. Uno era la palabra neptu- , que significa “húmedo o mojado”.

Si esta fuera la raíz de Neptuno, la traducción literal del nombre significaría algo así como “el húmedo”… Tal traducción se alinearía con el poder de Neptuno sobre el agua. El otro candidato, nebh- , significaba “nube, niebla, o niebla”.

Esta raíz se alineaba no sólo con el control de Neptuno sobre el agua, sino también con su control de las tormentas. También se le conocía como Neptuno Equester , “el húmedo” o “señor de los caballos nublados”.

Neptuno. Dios romano de los mares

Atributos

Neptuno controlaba todas las aguas, desde los arroyos y manantiales más pequeños hasta las mayores masas de agua conocidas, es decir, los mares (los romanos conocían el océano más allá de la Península Ibérica, pero sólo de manera muy superficial).

Neptuno hizo del Mar Mediterráneo su dominio, y vivió en un palacio dorado bajo las olas con su consorte Salacia y sus leales hijos.

Neptuno también podría convocar vientos y tormentas. Al surcar los mares y lanzar olas aplastantes, Neptuno hundió muchos barcos y envió muchos marineros a tumbas acuáticas.

Aunque era verdaderamente poderoso en su propio dominio, el poder de Neptuno disminuyó cuanto más se alejaba de los mares.

Se pensaba que Neptuno tenía un tridente, un arma de empuje de tres puntas usada por los pescadores del Mediterráneo durante siglos.

Muchas representaciones de Neptuno también lo mostraban montando un carro tirado por caballos o por míticos caballitos de mar; estos últimos eran generalmente retratados como caballos con cuerpos y aletas similares a los de los peces.

Familia

El padre de Neptuno fue Saturno, un poderoso ser que sirvió como señor del universo. Su madre era Ops (u Opis), una diosa primordial de la tierra.

Sus hermanos estaban entre las principales deidades del panteón romano. Sus hermanos eran Júpiter, rey de los dioses, y Plutón, el dios del inframundo y la riqueza. Sus hermanas eran Ceres, diosa de la agricultura y los cereales, Vesta, diosa del hogar y la casa, y Juno, diosa del matrimonio, la familia y la tranquilidad doméstica.

Aunque la naturaleza precisa de su relación no estaba clara, la consorte de Neptuno era Salacia, una diosa asociada a las aguas saladas.

Salacia sirvió como la contraparte romana de Anfitrite, la ninfa marina de la tradición griega.

Juntos, Neptuno y Salacia tuvieron cuatro hijos: Benthesikyme, Rodas, Tritón y Proteo. De estos hijos, Tritón y Proteo fueron los más notables, Tritón por ser un dios del mar como su padre, y Proteo por tener el don de la previsión.

Mitología

En general, las deidades romanas eran menos claras y definidas en comparación con sus homólogas griegas. Esto era particularmente cierto para Neptuno, que se unió al panteón romano mucho más tarde que otras deidades clave.

Según algunos cálculos, Neptuno no surgió como una deidad de culto común hasta el siglo IV a.C., casi cuatrocientos años después de la fundación de Roma.

También hay indicios de que el papel preciso de Neptuno en el mito romano no estuvo claro durante los siglos posteriores a su introducción. A pesar de la llegada tardía de Neptuno, muchos autores romanos lo presentaron como un miembro original del panteón romano y un importante protagonista en la fundación de Roma.

El nacimiento de Neptuno

Según los mitos que los romanos tomaron prestados de los griegos, Neptuno vino al mundo durante un tiempo de lucha y agitación.

El padre de Neptuno, Saturno, sólo recientemente había destituido a su propio padre, Caelus, como gobernante del universo.

Cuando Saturno, aún inmaduro en sus poderes, se enteró de una profecía que predecía su caída a manos de uno de sus hijos, respondió con furia asesina. Cuando la esposa de Saturno, Ops, trajo al mundo a sus primeros hijos e hijas, Saturno se los tragó uno por uno. Neptuno fue devorado al instante.

Sin embargo, Operaciones logró salvar a su último hijo y lo escondió para que creciera hasta ser un hombre y un día desafiar a su tiránico esposo.

En su lugar, Operaciones le presentó a Saturno una roca vestida con pañales.

Cuando Saturno se comió la roca, le dio un dolor de estómago insoportable que finalmente le hizo vomitar a sus hijos. Neptuno volvió al mundo, esta vez con una disposición menos favorable hacia su padre.

Uniendo fuerzas con Júpiter, el niño que había sido salvado por Ops, Neptuno y sus hermanos unieron fuerzas y derrocaron a su despótico padre. Cuando Júpiter, Plutón y Neptuno echaron a suertes los dominios que gobernarían, Neptuno eligió el mar.

Neptuno y los mares

Según las Metamorfosis de Ovidio, compuestas durante los primeros años de la Era Común, Neptuno determinó los contornos de la tierra dando forma al fondo del mar, así como a los valles por los que fluían los ríos y arroyos:

El propio Neptuno golpea el suelo con su tridente, de manera que tiembla, y con ese golpe abre canales para las aguas.

Desbordándose, los ríos se precipitan a través de las llanuras abiertas, arrasando al mismo tiempo no sólo huertos, rebaños, casas y seres humanos, sino también templos sagrados y sus contenidos.

En su celo, Neptuno ahogó al mundo entero:

Cualquier edificio que se haya mantenido firme, sobreviviendo al gran desastre sin sufrir daños, todavía tiene su techo ahogado por las olas más altas, y sus torres enterradas bajo la inundación.

Y ahora la tierra y el mar no son distintos, todo es el mar, el mar sin orilla.

La destrucción causada por la inundación dejó sólo un hombre y una mujer vivos. Finalmente, el “gran rey de los mares” permitió a su hijo Tritón soplar su poderosa caracola y hacer una señal para que las aguas retrocedieran. Las furiosas aguas se calmaron, dejando la tierra con sus contornos como los conocían los romanos.

Neptuno, Eneas y la Fundación

Neptuno también figuró de manera prominente en la Eneida de Virgilio, una obra de finales del siglo I a.C. que situó la fundación de Roma en el centro de la historia del Mediterráneo y que situó a los romanos como los herederos legítimos de la civilización griega.

La epopeya de Virgilio comenzó con Eneas luchando contra una furiosa tormenta en el mar mientras luchaba por encontrar un puerto seguro.

Juno, la reina de las deidades romanas, había enviado la tormenta, y al hacerlo había invadido el dominio de Neptuno. Su descarado desprecio por su poder enfureció al dios del mar.

Susurrando palabras tranquilizadoras, Neptuno arregló los mares y permitió que Eneas procediera:

  • Neptuno vio el mar en un tumulto de alboroto salvaje, la tormenta se desató y las aguas tranquilas se elevaron desde sus profundidades más bajas.
  • Estaba muy preocupado, y mirando a las profundidades levantó un rostro sereno sobre la superficie del agua… y más rápido que su palabra calmó los mares hinchados, hizo volar a las nubes reunidas y trajo de vuelta el sol.
  • Neptuno acudió en ayuda de Eneas una vez más después de que el aventurero se separara de su amante, la encantadora reina Dido de Cartago.
  • Esta vez, sin embargo, Neptuno exigió un sacrificio a cambio de su ayuda.
  • Para llevar a Eneas a salvo a las costas italianas, donde encontraría la dinastía romana, Neptuno exigió la vida de Palinurus, el capitán de la nave de Eneas.
  • El noble Palinurus encontró su fin bajo las olas de Neptuno después de quedarse dormido al timón y estrellarse en el mar.

Ahora tranquilo, Neptuno procedió a guiar a Eneas a salvo a las costas italianas.

Neptuno y la Religión del Estado Romano

A pesar de su prominente papel en el panteón romano como hermano de Júpiter y Juno, Neptuno no era una deidad ampliamente adorada.

Debido a que fue incorporado a la cosmología romana más tarde que otras deidades, los romanos a menudo no estaban seguros de su agencia y poder.

Una línea de pensamiento persistente sostenía que Neptuno era un dios del agua dulce y declaraba a su consorte Salacia como la diosa del agua salada.

Hasta el siglo I a.C., los almirantes romanos atribuyeron a Fortunus, un dios de la suerte, sus victorias navales. La influencia de Neptuno, mientras tanto, pasó en gran medida desapercibida.

Los romanos dedicaban una sola celebración importante a su dios del mar, la Neptunalia , que se celebraba anualmente a finales de julio (conocida como Quintilus, o “quinto mes”, antes de la introducción del calendario juliano).

Celebrada durante el período cálido y seco del año mediterráneo, la Neptunalia era un alegato por las lluvias y el agua. El festival presentaba ludi -gruesos juegos de gladiadores y peleas de animales.

Cultura pop

Neptuno había sobrevivido en la cultura popular como el nombre del octavo planeta del sol. Entre sus numerosas lunas están Tritón y Proteo, que llevan los nombres de los hijos de Neptuno.

Un tipo de submarino conocido como Neptuno también está disponible para uso comercial.

Los vestigios del dios romano también han perdurado en la imagen estereotipada del señor del mar.

Un tropo común en el arte y la literatura, el señor del mar a menudo aparecía como una figura barbuda con pelo de algas y un tritón real. El personaje del Rey Tritón en La Sirenita de Disney (1989) es a la vez un ejemplo de este tropo y de la influencia duradera de Neptuno.